Ejemplo de Catalogación

Catalogación oficial de un reloj de bolsillo de escape Duplex de autoría correspondiente al importante maestro relojero español D. JOSÉ RODRÍGUEZ DE LOSADA, Relojero de la Cámara de SS MM la Reina Isabel II de Borbón y la Real Familia, así como de la Armada Militar Española.

Se utiliza el modelo de catalogación MCS – Method Catalogation System– registrado en la AERB, Asociación Española de Relojeros de Bolsillo, utilizado en informes periciales de péritos judiciales y forenses, especialidad relojes.

 

Foto nº1. Visión tapa anterior.

 

Reloj de bolsillo construido siguiendo fielmente en todos y cada uno de los aspectos: los técnicos, los decorativos, en cuanto a calidad y contenido, así como precisión y punzonados de autenticidad por el gran maestro relojero de origen español Don José Rodríguez de Losada; relojero de la Cámara de SS MM la Reina Isabel II y la Real Familia, así como de la Armada Militar Española, entre otras altas organizaciones y autoridades.

Este reloj, bajo el número de construcción 3.671 ha sido descubierto por los anticuarios y coleccionistas que nos han encargado la catalogación, ya que es una pieza de cuya existencia no se tenía constancia en registros oficiales de Losada en cuanto a existencia, pero sí a numeración y otras características, siendo éste uno de los 6.275 relojes históricos que produjo Losada a lo largo de toda su vida, de los que están localizados 200 en la actualidad en su biografía española más acreditada de Don Roberto Moreno.

Es un reloj de bolsillo saboneta, con el colgante la anilla de suspensión y el pulsador a las III, en oro de 18 K, de repetición a minutos, es decir (toca a petición por pulsación en el pulsador de la carrura: las horas, los cuartos y los minutos). (Véa­se foto n° 2.)

Foto nº2. Detalle del colgante, visión anterior.

Es un reloj de calibre 3/4 y de escape, elegido por Losada para este modelo, a cilindro de rueda duplex.

En la platina figura lo que en todo reloj auténtico de Losada debe figurar estrictamente, «J. R. LOSADA London» y cerca del centro como le corresponde el número del reloj, estando todos los caracteres en caligrafía inglesa, utilizada por Losada, excepto el término London que irá en mayúsculas, también utilizado por Losada. (Véase foto n° 8.)

Foto nº7. Visión tapa de características.

 

Foto nº8. Visión maquinaria.

El puente del volante está cincelado, siguiendo los cánones marcados por Losada, con motivos vegetales y florales y el contrapivote a excepción de los del resto del reloj que son rubíes, es un diamante talla «rosé», que a Losada le gustaba poner en estas piezas. (Véase foto n° 9.)

Foto nº9. Detalle del diamante del puente del volante.

El conjunto, en general, de la maquinaria es dorado con un tono de oro verde abigarrado que era la tonalidad seleccionada por Losada y que sus operarios la llevaban a cabo.

(Véase foto n° 8.)

Dado que los relojes comprendidos entre el número 3.370 y el 4.100 pueden llevar inscrito uno u otro domicilio indistintamente, ya que es cuando Losada decide mudarse de taller, este no es menos ya que se encuentra entre las dos numeraciones. (Véanse fotos n° 4 y n° 8.)

 

Foto nº4. Visión esfera.

 

Pero hemos descubierto una curiosidad para ustedes que nos satisface y mucho, ya que lo hace diferente y pieza única y es que este reloj se produce a principios del año 1856, es decir, justo en pleno cambio de domicilio del n° 281 al n° 105 de la misma calle, por parte de Losada, ya que él se cambió entre finales del año 1855 y principios del año 1856, por lo que es una de las primerísimas, tal vez la primera que se estrena y sale de ese nuevo taller, prueba de ello es la esfera y platina del reloj. (Véan­se fotos n° 4 y n° 8.) De ahí que en la esfera ponga grabado «J. R. LOSADA 105, Regent Street, London 3.671» la nueva dirección pero, cómo no; Losada no tira toda su fornitura, que disponía en la tienda taller del n° 281, sino que la traslada al 105, ahí está la explicación de que sea uno de los primeros relojes en convivir en dos direcciones distintas.

Como hombre emprendedor y empresario puso rápidamente en la esfera la nueva dirección, el 105, pero en la maquinaria y en concreto en la platina, permanece la antigua dirección. ¡¡Sí!! Tienen ante ustedes «la pieza», la pieza de la transición que dice adiós al viejo taller tienda y se inicia en el nuevo, siendo rareza de entre rarezas esta pieza de cualquier coleccionista de Losada o de la relojería de bolsillo que se precie y pueda adquirirla.

Es, por otra parte, un reloj cronómetro que ha obtenido el boletín oficial de marcha pasando los más estrictos controles de calidad de la época, año 1856.

Por otra parte, los relojes diseñados bajo la denominación «REAL», como el que catalogamos, fueron relojes especiales en cuanto a calidad y contenido en su conjunto y en especial por su maquinaria y tipo de escape así como la decoración «REAL» que los hacía diferentes. (Véanse fotos n° 1, 2, 5, 7, 11, 12.)

El mismo reloj de bolsillo que este modelo «REAL» cronómetro sonería, pero con distinta numeración, es considerado por su biógrafo Don Roberto Moreno y por nosotros mismos, pieza insuperable.

Para que tengamos una idea de personajes propietarios de esta misma pieza saboneta en oro y modelo «REAL», en aquella época cabe destacar, entre otros, a Don Casto Méndez Núñez, militar español y capitán de navío altamente condecorado y héroe de la Batalla del Callao.

 

José Rodríguez Losada, cronometrista y relojero de la Cámara de SS MM la Reina Isabel II y la Real Familia Española, así como de la Armada Militar Española y otros ilustres personajes de la época del siglo xix de Europa.

Condecorado, entre otros, por Su Majestad, quien además le otorgaría numerosos premios por sus investigaciones y aportes, teniendo permiso y facultades expresas para la utilización de las Armas Reales de España en su taller y manufactura.

 Losada se caracteriza además por ser constructor de cronómetros de bolsillo para importantes buques, cronómetros de sonería, cronómetros de repeticiones; como también relojes de péndulos y de relojes especiales astronómicos o relojes de sobremesa y de torre.

Este insigne relojero y maestro español destacó por la calidad, contenido, aportes y técnicas que dedicaba a cada una de sus piezas y dotándolas de un buen hacer personal que hacía cada pieza inconfundible ante las imitaciones, que dada su fama se hacían, pero provocando que éstas sean ridículas.

Las imitaciones se descubren a simple vista sólo comparándolas con un original, o bien, si se han visto y estudiado sus piezas ya que nunca
se olvidan los toques de maestría que él mandaba realizar a sus piezas.

Las falsificaciones, independientemente, suelen carecer del punzonado y no corresponden, en el caso de tenerlo, ni con los modelos ni con las numeraciones ni las épocas.

Fue tal la perfección de sus relojes de bolsillo, que pronto serían adquiridos por desde reyes, a altos mandatarios, condes, marqueses, jefes de gobierno, políticos de rango y todos los importantes empresarios, así como todos aquellos que podían permitírselo económicamente y supieran apreciar una obra de arte, en todos los aspectos de diseño, mecánica y tecnología.

Ejemplos claros de clientes de Losada, los tenemos y destacan en el reloj de bolsillo n° 4.804 de la Infanta Isabel o en el n° 5.107 que todo parece indicar, perteneció al Presidente del Gobierno o el del General Narváez, así como los relojes de bolsillo que pertenecieron al propio Rey Alfonso XII. Así como con el que los españoles desde hace generaciones nos comemos las uvas de fin de año, «el Reloj de torre de la Puerta del Sol», o los 70 relojes que poseía el Gobierno Español destinados a las comisiones geodésicas e hidrográficas y al servicio de los buques.

Este insigne relojero español, nacido en 1797 en Iruela, pueblo situado en la jurisdicción de Quintanilla de Losada, en la provincia de León, fallecerá en Londres en 1870, a los 83 años de edad, dejando una gran fortuna calculada en más de 30.000 libras esterlinas de la época. Con esa cantidad, para hacernos una idea, se podrían comprar por aquel entonces 270 kilos de oro o unos 700 relojes de oro de bolsillo o 1.600 de plata.

 

La ciudad de Londres, en el Reino Unido.

 

Todos y cada uno de los relojes auténticos de Losada tienen sin excepción en ninguno unos punzones acreditativos, ya que fue un hombre meticuloso, por lo que se conoce con certeza el año exacto de construcción.

Este reloj «cronómetro de bolsillo con sonería n° 3.671», de Losada, cumple con los requisitos más exigentes de catalogación relojera de bolsillo.

Obviamente, por lo que se puede ver, se aprecia la indiscutible cabeza del leopardo, algo gastada, pero se identifica sin duda la silueta del mismo, que nos indica que pertenece a la ciudad de Londres. (Véase foto n° 3.)

 

Foto nº3. Interior de la tapa anterior.

 

Aparece también el 18 coronado (véase foto n° 6), cumpliendo con la ley del oro de la época y una de las dos «a» características vigentes de Losada, y en concreto la «a» (véase foto n° 3) que corresponde a esta pieza y fecha, que indicaba que fue construida de 30 de mayo a 30 de mayo del siguiente año.

 

Foto nº6. Visión interior tapa posterior.

 

Por lo que este reloj de Losada es del año 1856, sin ningún tipo de duda.

 

La caja es de oro de 18 kilates, su presenta­ción es la que más fama dio a Losada, siendo la denominada «REAL» es decir, la tapa anterior, posterior, e incluso la placa de características, es­tán profusamente grabadas con motivos vege­tales y florales de modo artesanal y que creó el propio Losada para sus relojes, dotándolos de esa alma y diseño que los hacía especiales.

(Véase  foto n° 3.)

En cuanto al cajista, sin ningún tipo de duda (si bien la marca está algo deteriorada en este reloj y pasa casi desapercibida, tengamos en cuenta que desde su construcción han pasado 148 años) es la de «AS» pudiéndose ver aún al trasluz, con lupa de aumento, que fue el reputado cajista Alfred Stram. (Véase foto n° 6.)

El reputado cajista y orfebre Alfred Stram seria quien, en el año 1864, es decir, 8 años más tarde de construir esta caja que acompaña a la maquina de Losada, unido a la crisis acontecida en la producción relojera de Losada por su mala salud, decide independizarse tal vez temiendo por su futuro profesional.

 Alfred Stram, según averiguaciones y deducciones del biógrafo más oficial de Losada, Roberto Moreno, se cree que cambió totalmente de estilo cuando se independizó, ya que en las cajas que realizó para otros relojeros números uno coetáneos de Losada, tales como Hunt & Roskell, Harr y Emrnanuel y Mac Cohe, Penligton, Benson, entre otros, dejó de producir el estilo que lo catapultó junto a Losada.

Nosotros queremos añadir, a título personal, que creemos que el motivo de que Alfred Stram no hiciera más cajas tipo las de Losada para otros relojeros, es que la patente del diseño probablemente fuese de Losada unido a que el resto de grandes relojeros para los que trabajaba tras independizarse temieran que dado que el estilo de Losada era muy característico, confundieran sus piezas o fuesen acusados de plagio o de imitadores sin creatividad.

Por lo tanto, el hecho de que fuese el mejor cajista de Londres y luego trabajara para otros de los grandes maestros relojeros produciendo las mejores cajas del mercado, hace que tengamos, de entrada, dos obras de arte en una: la del cajista orfebre Stram y la del maestro relojero Losada, por lo que hace 148 años este reloj estuvo en las manos de dos grandes hombres.

Todas las cajas como la que analizamos de Losada cumplían los requisitos del gobierno inglés, ya que portaban el punzonado y disponían de un grosor en oro que permitía ese cincelado tan característico, pero a la vez complejo y sobrio que marcaron el estilo inconfundible de Losada.

Esta caja también cumple con la característica tonalidad del oro amarillo exigida por Losada, en las que él y su cajista decidieron que esta composición fuese de 75 por ciento de oro, 10 por ciento de plata y 15 por ciento de cobre; nunca utilizando el oro rosa, rojo o verde. (Véase foto n° 1.)

Al igual que cumple con la típica técnica de Losada en cuanto a la apertura automática de la tapa anterior a través de pulsador en el colgante y de la apertura manual de la tapa posterior y característicos a través de la pestaña creada al efecto. (Véase foto n° 2.)

En cuanto al colgante, aparece la corona grabada entre la profusa decoración «REAL», que lo caracterizan más, si cabe. (Véase  foto n° 2.)

 

La esfera es de estilo victoriano en plata de ley, ligeramente convexa y grabada a mano con motivos vegetales y florales.

Lleva superpuesto un gran trabajo orfebre de gran calidad, como si de un lienzo se tratase, en un marco incomparable de contrastación entre la plata y este oro de 18 K superpuesto. (Véase foto n° 4.).

Este paisaje en oro fino de 18 K, está compuesto en estos modelos «REAL» por un cesto central y unas flores en concreto «ALELÍ» que en la alegoría relojera nos dice o viene a significar, según Don Vicente Viñolas y Lardíes, experto relojero, en su Tratado Alegórico de Relojes: «los ingleses llaman a esta amable flor violeta de las murallas: efectivamente, ellas acostumbran a crecer en las grietas de los antiguos muros; se la ve también en los sepulcros, su presencia atestigua a los supers­ticiosos los males y los desordenes del feuda­lismo». Los trovadores la tenían como el em­blema de un efecto que resiste al tiempo y sobrevive a la desgracia.  

Tal vez la escogiera por esto último Losada en un intento de sobrevivir en el tiempo a su deteriorada salud a través de sus relojes, que ya por aquel entonces no era buena y lo transmitiera alegóricamente en sus relojes.

Los indicadores horarios son en numeración romana con esmalte negro, en otros relojes del mismo modelo se pueden encontrar los indicadores en oro en relieves superpuestos en la esfera; estando el segundero en una subesfera a las VI con numeración arábiga también en esmalte negro.

Entre la indicación horaria se ha dispuesto un espacio entre el indicador de las X y las II en su perímetro inferior, un espacio que está perfectamente encastado en plata de ley, lisa para poner en esmalte negro la referencia de la autoría, de finura diminuta e inequívoca, ya que es la tipología caligráfica que fue la utilizada por Losada y dice: «J.R. LOSADA 105 REGENT ST. LONDON 3671».

 

Foto nº5. Visión tapa posterior.

 

Las agujas son de acero pavonado en negro, denominadas «flor de lis», son originales del reloj y época, siendo seleccionadas expresamente por Losada para todos los modelos «REAL».

 

Material:

La maquinaria es en latón dorado y toda en un tono verde abigarrado, característico de Losada.

Calibre:

El calibre es redondo a tres cuartos que corresponde íntegramente al modelo «REAL».

Volante:

A través de la platina, se aprecia el volante característico de los relojes especiales de Losada, dotados de compensación térmica con el objeto científico de eliminar los efectos de la temperatura en el funcionamiento de estos, para evitar el retraso o adelanto de los mismos.

Piezas:

Las piezas de primera calidad que forman el conjunto de la maquinaria y la distribución que rea­liza el maestro Losada, lo hacen un reloj de calidad superior, dotado de escape a detente tipo EARNSHAW, elegido por Losada como en este reloj en caja saboneta de oro estilo «REAL» y cómo no, de edición limitada.

Los aros en los que están encastados los rubíes están reforzados por la tornillería típica de Losada, en azul cobalto que los soporta más, si cabe. (Véase foto n° 8.)

Complicación:

Maquinaria dotada de sonería a petición a través del pulsador situado en la carrura profusamente grabado. El tipo de sonería es a minutos, es
decir, nos indica: horas, cuartos y minutos, el primero dispone de fase con sistema de mantenimiento de la fuerza y el segundo es un tren de 5 ruedas, regulables a través de tornillo móvil que se ponía en el modelo real encima de las letras inglesas de la pletina JR. (Véase foto n° 8.) La sonería se desarrolla a través de dos martillos que golpean el aro perimetral, desarrollando una acústica muy buena y de gran belleza sonora en aquella época y en la actualidad.

 

Foto nº10. Detalle de la marca en la pletina y del tornillo regulador de sonería.

Foto nº11. Carrura, visión del accionador de la sonería.

 

Obra maestra realizada, sin duda, para alguien muy importante en España en aquella época y que entendía lo que era la calidad aplicada a un reloj y podía disponer de suficiente dinero y cultura para apreciar una obra de arte y para pagar este tipo de maestría con escape de cronómetro.

Siendo la disposición de la fornitura diferente de la habitual, situando la detente en una pieza de tipo bien especial que permitiría el montarla y desmontarla facilitando su regulación, siendo independiente del resto de la fornitura del reloj.

El tipo de escape es de cilindro, pero en base al cronómetro a detente del inventado por Thomas Earnshaw 1794-1829, quien fue un gran maestro relojero especializado altamente en la producción de reputados cronómetros de marina y de los reputados volantes bimetálicos, cuyos dos metales eran fundidos uno con otro, por lo que ya se da cita en este reloj un tercer personaje, al aplicarse su invento que indirectamente está concentrado en este reloj. (Véase foto n° 9.)

El escape de cilindro fue inventado por el maestro relojero Graham, en el año 1720, y  perfectamente aplicado por Losada en el año 1856 en este reloj, por lo que con este invento sería un cuarto personaje, al aplicarse su inven­to al reloj.

El escape de cilindro mejoró sustancialmente al escape de rueda catalina y en su última época el de cilindro, es coetáneo con el de áncora.

El cilindro tiene forma de diminuta tubito de acero bruñido y provisto de una hendidura o muesca en la que penetran los dientes de la rueda, estando los dos extremos del cilindro cerrados por dos taponcitos de acero.

Este reloj dispone de una diminuta rueda de escape duplex de circa cinco milímetros y quince dientes. La palabra duplex procede del latín y significa doble, sin embargo, aplicada a relojería, y técnicamente hablando, el escape duplex de este reloj tiene dos series de dientes largos y agudos unos y cortos y verticales los otros. Dispone de una sola paleta recibiendo la fuerza o impulso en los dientes cortos, siendo trabajo
de los largos sujetar la rueda y reposar. (Véase  foto n° 9.)

 

 

Foto nº12. Detalle de la carrura.

 

 

1-RELOJ «REAL» PORTADA DE LIBRO.

Reloj catalogado por el profesor Roberto Moreno, el biógrafo español más acreditado de Losada, apareciendo el mismo modelo «REAL» en la portada del libro de la biografía de Losada y editado por la Fundación Juanelo Turriano.

2-EDICIONES PLANETA SELECCIONA EL MODELO «REAL» PARA SU ENCICLOPEDIA DEL RELOJ.

La reputada enciclopedia «El fascinante mundo del reloj», de ediciones Planeta, selecciona el modelo Real, con foto incluida, para explicarnos las grandezas del relojero español Losada.

3-EL PIONERO ESPAÑOL LUIS MONTAÑÉS, MAESTRO EN RELOJERÍA ESPAÑOLA, MENCIONA EL MODELO «REAL» EN SUS ESCRITOS.

Losada también ha sido catalogado por el profesor y pionero español más acreditado en su libro Relojes, en el que aparecen relojes de similares características, editado por ediciones Albatros.

4-EL MODELO «REAL Y LOSADA» SON NOTICIA EN EL ABC DE MADRID.

Entre los años 60 a 70, el diario ABC de la mano del profesor L. Montañés, publica numerosos artículos sobre Losada, entre los que menciona el modelo «REAL».

5- LA ENCICLOPEDIA DEL RELOJ.

Y esta guía le dedican toda una sección.

6-TÉCNICA, DISEÑO Y MECÁNICA DE ESTE RELOJ.

En cuanto a la técnica, diseño y mecánica utilizada, es mencionada la misma, entre otros, en los libros que a continuación se detallan:

– Pocket Watches, Alan Shenton.

– Pocket Watches, Richard Meis.

– Montres Anciennes, Fernando Durán Subastas.

– Marine Pocket Chronometros, Hans Von Bertele.

– La Montre Francaise, Adolphe Chapiro.

– Antique Watches, Camerer Cuss.

– Guía de relojes, Grijalbo.

– Relojes, Luis Montañés.

– Cataloque, Clocks, Watches and important table clocks, J. P. Grerum.

– Tratado de relojería alegórica, Vicente Viñola y Lardíes.

– Miller’s, Frankie Leibe.

– Coleccionismo de relojes, J. M. Echevarria.

 

Número de fotografías durante su catalogación: doce; anterior, posterior e interior que han de coincidir con la pieza en toda su exactitud.

 

Reloj Losada, visión tapa anterior. Foto nº 1

Detalle del colgante, visión anterior. Foto nº 2

Interior de la tapa anterior. Foto nº 3 Visión esfera. Foto nº 4
 
 Visión tapa posterior. Foto nº 5  Visión interior tapa posterior. Foto nº 6
   
Visión tapa de características. Foto nº 7 Visión maquinaria. Foto nº 8
Detalle del diamante del puente del volante. Foto nº 9 Detalle de la marca en la platina y del tornillo regulador de la sonería. Foto nº 10

Carrura, visión del accionador de la sonería.

Foto nº 11

 Detalle de la carrura. Foto nº 12

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CONDICIONES GENERALES DE CONTRATACIÓN RELATIVAS A ESTA CATALOGACIÓN QUE AMBAS PARTES ACUERDAN, ANTICUARIOS DE MADRID Y EL PERITO.

Toda la declaración contenida en esta catalogación del reloj de bolsillo, autoría correspondiente a Losada, ha sido realizada por el perito José Daniel Barquero, que es experto en catalogación relojera de bolsillo y relojero profesional, colegiado en el Ilustre Colegio Oficial de Relojeros de Cataluña con el número 3.188, así como miembro del Comité de Expertos de Selección y Admisión de piezas del Salón de Anticuarios de Barcelona realizado en la Feria de Barcelona. Así como Perito Judicial y Forense registrado en la A.P.J.F con el número 339 año 2004 y Perito Judicial y Forense de la AEERB –Asociación Española de Expertos en Relojes de Bolsillo-.

Como expertos, hemos desarrollado un completo estudio historiográfico consistente en una introducción al tipo del reloj, unos apuntes sobre la vida del constructor y su obra, el país de construcción, la datación histórica, la caja, la esfera, las agujas, la maquinaria, la transmisión de fuerza y escape, así como las catalogaciones bibliográficas en las que, entre otras, aparece este reloj, llevando un arduo y profundo trabajo de investigación académica, reflejado en el índice de esta catalogación.

Este estudio nos ha permitido descubrir numerosas e importantes informaciones que hemos condensado en este informe que se ha numerado y sellado de la página ____ a la ____, para Anticuarios de Madrid y otros interesados en esta pieza.

La catalogación no es admitida como verdadera si carece de nuestro sello y firma en cada hoja numerada, coincidiendo el sello la mitad encima de las fotos y la otra mitad en el papel, si el documento mismo fuese manipulado no tiene que considerarse como bueno.

Toda la declaración, contenido en la catalogación oficial relativa al autor, autenticidad de la obra, origen, antigüedad, procedencia y estado del lote se realiza por José Daniel Barquero después de una cuidadosa investigación y asesoramiento. Pero sobre su estado de conservación que en el momento de catalogación es bueno y coincide con las fotos, no se aceptan responsabilidades de ningún tipo.

La catalogación se ha realizado con buena fe, a nuestro leal saber y entender.

Los servicios que prestamos de asesoramiento historiográfico y técnico expresados se prestan conforme a la buena fe, razonable y fundado criterio de José Daniel Barquero con el ánimo de retornar a la sociedad la máxima información de una pieza que historiográfica y técnicamente es excepcional.

 

 

Anticuarios de Madrid                                                                             José Daniel Barquero

 

 

 

conforme                                                                                                  conforme

 



Honorific Headman: Dr. José Daniel Barquero


Con el aval profesional e institucional de los siguientes Organismos:

>
Col·legi Oficial de Joiers, d'Orfebres, de Rellotgers i de Gemmòlegs de Catalunya. Consejo Superior Europeo de Doctores & Dr. H. C. Asociación Española de Expertos en Relojes de Bolsillo